divendres, 20 de març de 2009

Puertas

Toc, toc
[...]
Toc, toc
[...]
Toc, toc
[...]

Y al final se fue invadida por la desilusión, sabiendo que al otro lado de la puerta sí había alguien.