dijous, 7 d’abril de 2011

Hola y Adiós (siempre)

Funcionas como las puertas automáticas de los centros comerciales, pero al revés. Te abres de par en par cuando estoy lejos, y te cierras cuando me acerco.

Con este buen ángulo de visión, nos vaticino una gran amistad.