dimarts, 21 d’abril de 2009

Cuestión de fe

Tardé mucho tiempo en aprender a decirte que no me creía nada de lo que me contabas. Tanto, que cuando tuve las fuerzas suficientes para hacerlo, había conseguido también creerte.