dijous, 30 d’agost de 2007

Escoger

A veces estamos buscando algo desesperadamente y lo tenemos a nuestro lado sin darnos cuenta, y tú eres un claro ejemplo de eso. Nacimos y crecimos en el mismo barrio sin que nuestros caminos se cruzaran y sólo supe que existías cuando los dos nos estrenábamos con torpeza en eso de ser adultos. Enseguida llegó ese día en que me dijiste simplemente “¿me acompañas a casa?”.Esa frase quedaría en mi recuerdo para siempre, convirtiéndose además en una metáfora de nuestra vida juntos.

Ese día estábamos rodeados de gente pero me elegiste a mí. Y fue un placer acompañarte sabiendo que no estaba a tu lado por casualidad, y que no me hablabas como hubieses hablando a cualquier otro. Y así ha sido siempre desde aquel día. Siempre he sabido que tú y yo no nos habíamos encontrado en el camino, sino que nos habíamos elegido mutuamente. Nos habíamos apuntado con el dedo como quien se compra una joya y, de entre un escaparate repleto de objetos poderosamente atrayentes, escoge la suya sin dudar.

Después vinieron montones de amaneceres que nos alumbraban para recordarnos que, pese al refugio que nos dábamos, había un mundo ahí fuera por explorar. Vinieron noches en que las estrellas aparecían sólo porque nosotros las necesitábamos y se lo demostrábamos con las manos frías. Habitamos un lugar que los dos sabíamos que existía y al que siempre se puede regresar. Y hoy aún regresamos. Volvemos a encontrarnos siempre allí, alertados por las notas de una guitarra, y lloramos lágrimas secas que el viento hace suyas.

dimecres, 29 d’agost de 2007

Si te vas

Si te vas, iré a buscarte en mi barquito de papel. Intentaré remar con todas las fuerzas pero, probablemente, no consiga llegar a donde estés.

diumenge, 12 d’agost de 2007

Vacaciones


Nos vamos de vacaciones. Me llevo una maleta llena de cosas que espero no tener que utilizar y también un par de fantasmas que arrojar al mar.

divendres, 10 d’agost de 2007

Pasatiempos

El paso del tiempo me produce un vértigo insano. Me obsesiona que los minutos pasen y no ser consciente de ello, porque tenemos un número finito de segundos para poder vivir. Por eso, no hacer nada es una de mis actividades preferidas. Es el único modo que he encontrado de poder controlar cada segundo que pasa. Consiste en mirar fijamente las agujas de un reloj y tomar conciencia de que cada uno de los movimientos de la aguja es un segundo que pasa. Cada uno de esos instantes ha existido, incluso ha podido tener un nombre propio, y yo he estado ahí para darme cuenta.

Y mientras tanto, algunos hacen sopas de letras, crucigramas, sudokus o cualquier otro tipo de pasatiempo.

dijous, 9 d’agost de 2007

La elefanta

Algunas veces presumo en voz alta de lo mucho que me conozco a mí misma. Sin embargo, hoy me he recogido el pelo frente al espejo y, francamente, no recordaba tener unas orejas tan grandes.

dimecres, 8 d’agost de 2007

Asientos reservados

De la serie “Hoy he visto”.

02//

Hoy he visto una chica morena que cedía su asiento en el autobús. No lo cedía a una embarazada, ni una persona mayor, ni a nadie que pudiera sentirse representado por ninguno de esos símbolos que hay debajo de la frase “asientos reservados”. La joven se ha levantado para que pudiese ocupar su lugar una chica que había encontrado a una amiga suya justo en su asiento contiguo.

Contribuir a alimentar la amistad entre las personas me ha parecido un buen motivo por el que ceder el asiento. Entonces me he levantado yo y he ofrecido mi lugar a la chica morena, haciéndole un gesto con la mano. Valorar a quienes contribuyen a alimentar la amistad entre las personas también me ha parecido un buen motivo por el que ceder el asiento.