dimarts, 15 de novembre de 2011

Cuando me desperté, todo estaba inundado y el cielo era de un gris intenso, casi negro. Salí a la calle asustada, el agua me llegaba por la cintura. La gente corría en todas direcciones hacia ninguna parte. Doblé la esquina y allí estabas tú, encima de una lancha.

- Vamos ven -y me tendías la mano sonriendo.
- ¿A dónde?
- A que te salves.

dilluns, 14 de novembre de 2011

Pues así...

Mi gato pide cariño a cabezazo limpio. Le debe parecer patética mi táctica de pulgarcita paciente.

A reir

Tú sólo quieres que me ría, da igual de qué, pero que me ría. Supongo que te sirve que me ría como ella: que me ría de ti.

dimecres, 2 de novembre de 2011

Mi hermana compró una antología poética de José Hierro porque le obligaron en el instituto. Menudo tocho, decía. Cogía el libro y lo soltaba en menos de tres minutos. Y así varias veces al día. Después ya no decía vaya tocho. No decía nada.

Fue ese silencio lo que llamó mi atención. Y allí estaba yo leyendo poemas a hurtadillas con mis 13 años.

Algo me debió quedar porque hoy, cuando he invetido ya los dígitos, me sorprendo volviendo a Pepe.

"Llegué por el dolor a la alegría. Supe por el dolor que el alma existe".

Caminar sin rumbo es lo más parecido a huir que conozco. Quiero caminar mucho, llegar lo más lejos posible. En ese lugar lejano encontraré la puerta que me lleve a otro mundo. A un mundo donde las personas tendrán cuatro orejas y ocho brazos. Y allí estaré yo, con mis ojos de siempre, no con éstos. Allí volverá mi mirada incrédula pero también de quién sabe, de no querer dejar de soñar.

dimarts, 1 de novembre de 2011

Menos uno.
Menos dos.
Menos tres.

Así cuento ahora los besos.

A veces, le pedimos al otro que escoja, aunque sabemos que la decisión ya está tomada. Nuestra triste última esperanza debe ser que escoja vivir contra su propia voluntad.

dissabte, 22 d’octubre de 2011

Yo me arrodillé, me di la vuelta y levanté los brazos.
Tú me ejecutaste con tu silencio.

diumenge, 2 d’octubre de 2011

Daños colaterales

En la guerra entre tu intención y tu corazón,
pierde tu intención,
y pierdo yo.

dimarts, 27 de setembre de 2011

Lealtad

Nadie valorará tu lealdad. Y esperarla de los demás, te destrozará la vida.

divendres, 16 de setembre de 2011

Verde

Mientras queden lágrimas, hay esperanza.

dimecres, 14 de setembre de 2011

Era

Decía que la vida era muy complicada y que se conformaba con vivir día a día. Sin embargo, a hurtadillas se refugiaba en el pasado, negándose la oportunidad de soñar con su futuro. Porque nadie es solamente ahora.

Ayudaba a quienes no lo necesitaban y protegía a los menos vulnerables. Así daba rienda suelta a su buena voluntad, asegurándose acertar el tiro.

Que el trabajo fuese una fuente inagotable de problemas era una práctica cortina de humo para ocultar lo que realmente había que solucionar. Porque nunca había tiempo.

Todo esto era, hasta que dejó de serlo.

divendres, 26 d’agost de 2011

Paciencia

La paciencia es buena para casi todo. Lo único malo es que mientras esperas tu momento, se te puede pasar una vida.

divendres, 12 d’agost de 2011

Para no volver

En cada estrella que tú arrojas lejos de nosotros, se va una lágrima mía.

dijous, 7 d’abril de 2011

Hola y Adiós (siempre)

Funcionas como las puertas automáticas de los centros comerciales, pero al revés. Te abres de par en par cuando estoy lejos, y te cierras cuando me acerco.

Con este buen ángulo de visión, nos vaticino una gran amistad.

dijous, 3 de febrer de 2011

Hablas de ti con todo lujo de detalles,
Y en los huecos, en vez de respirar,
me recriminas que no hable de mí,
para proseguir a continuación
con tu historia.

divendres, 7 de gener de 2011

La próxima vez, mejor no me creas

El día que acepté tus normas era un gran día para quedarse en la cama con fiebre, estar de vacaciones en la otra punta del mundo o, simplemente, haber cerrado la boca. Pero, ¿qué otra opción tenía? Decir no y darme la vuelta. Dejarte ahí, con todo lo nuestro y llevarme la escena del abandono en DVD para verla cada 5 minutos.

Que dije sí y lo dije convencida. Creía que había cambiado y que esta vez lo iba a llevar bien. Haz lo quieras, me da igual, nada va a cambiar. No estaba mal la postura, no me digas, algunas de las frases hasta te las copié. Las tenía grabadas desde que tú me las dijiste a mí con una sonrisa en la boca. Yo a lo de sonreír no llegué.

Pero qué narices, que todo esto sigue sin tener sentido para mí. Que no entiendo tus normas y no sé a qué estamos jugando exactamente. No estoy y no estás, eso es lo que pasa. Con el maldito amor hemos hecho el muro más alto que hemos podido, porque materia prima no ha faltado. Y ahí estamos, un alma a cada lado.