diumenge, 30 de setembre de 2007

Laberintos

Tras años de infelicidad, sintió que había conseguido ser feliz en su mundo imaginario. Cuando quiso volver al mundo real para compartir la felicidad con los suyos, había olvidado el camino de regreso.

dimecres, 26 de setembre de 2007

Construyendo castillos

No formo parte del grupo de pesimistas que piensan que el mundo está muy mal, que se han perdido los valores y que ya no queda más remedio que intentar sobrevivir en esta marea de egoísmo que nos arrastra sin que podamos escapar. Yo aún creo en las personas.

Conozco una persona que conserva intactos sus principios y otra que cree en la buena voluntad de los demás aunque se dé una y otra vez de morros contra la pared que le demuestra lo contrario. Tomo café algunas tardes con un chico que sólo valora la belleza interior y salgo de paseo con una amiga en el amplio sentido de la palabra. Vivo con un hombre que es capaz de ayudarte en todo sin esperar nada a cambio y hoy he hablado por teléfono con una mujer que se deja llevar por sus sueños.

Todos ellos y otros más se convierten en las piezas con las que poco a poco construyo mi castillo. Encaramada en la torre y con la mano extendida sobre la frente, diviso un mundo mejor.

En otros momentos, cuando al intentar bajar del vagón de metro constato que existen hombres y mujeres de más de 40 años incapaces de comprender el significado de la frase “dejen salir antes de entrar”, se me desparraman todas las piezas y no veo más que mi propia sombra. Pero aún me quedan ganas de empezar de nuevo a construir otro castillo.

diumenge, 23 de setembre de 2007

Soledades

El día que lo abandonó tenía los ojos hinchados, había llorado toda la noche. Como siempre, habría sido muy fácil convencerla para que se quedara, pero él no se dio cuenta de nada porque no la miraba a los ojos y esa fue la primera y última causa de sus soledades.

dissabte, 22 de setembre de 2007

Teoría de conjuntos


Entendí la teoría de conjuntos cuando supe que, para olvidarte, era necesario no volver a transitar los senderos de nuestra intersección.

divendres, 21 de setembre de 2007

Maneras de caminar

El camino es amplio y tú te empeñas en que circulemos por el borde, aún sabiendo que a lado y lado el vacío te amenaza. Yo avanzo, pero con los ojos inundados. Si algún día un pequeño error de cálculo hace que te precipites, también se precipitarán mis lágrimas. Habremos aprendido lo que hay más allá del límite, pero no podremos regresar al camino.

dijous, 20 de setembre de 2007

Las formas de la felicidad


La felicidad, algunos días, también tiene forma de magdalena grande y esponjosa.

dilluns, 17 de setembre de 2007

Boomerang

Dicen algunos de mí que no soy espontánea y la verdad es que no les falta razón. Para derrochar espontaneidad aún me falta ser capaz de no arrepentirme de algunas de las cosas que hago.

Está de moda ir por ahí diciendo sin complejos “yo no me arrepiento de nada”. Pues yo sí me arrepiento de muchas cosas y, si pudiese volver atrás, no las haría. No las haría porque algunas de ellas se vuelven contra mí como en efecto boomerang y lo cierto es que las experiencias masoquistas aún no me interesan lo más mínimo.

Hoy me voy a dormir con la sensación de que una vez más tendré algo de lo que arrepentirme. Pero ya no hay marcha atrás. Si mañana el boomerang me golpea sin piedad y me rompe los dientes, sabré que aún no ha llegado el momento de sonreír con seguridad y poder afirmar que “yo no me arrepiento de nada”.

Nota: La RAE propone bumerán y yo esta vez no le hago caso.

dilluns, 10 de setembre de 2007

10 de setembre

Además de ser el día previo a la Diada, en mi casa el 10 de septiembre es un día festivo. Celebramos que todo sigue como nosotros estamos queriendo que sea y, pese a que no engalanamos la casa, ni montamos un gran sarao con collares hawaianos y matasuegras, estamos contentos y felices.

Somos expertos en celebrar las cosas a nuestro modo. Aún recuerdo nuestra primera cena de fin de año juntos, en tu piso compartido, con un hule de flores y calamares y patatas fritas como menú. Yo levantaba el vaso (de nocilla) para brindar sin pronunciar palabra, pero por dentro deseaba que fuésemos capaces de mantener eso para siempre.

Y así sigue siendo. Porque las playas de las Seychelles no son nada comparadas con un chapuzón en nuestra piscina en Prenafeta y la lluvia constante de Donosti nos divierte mucho más que el Tutuki Splash de Portaventura.

Esta noche, cuando cerremos las puertas de nuestros 50 metros cuadrados y nos quedemos dentro, yo no sacaré un pastel con 33 velas, y tú no esperarás que te regale una Playstation. Yo estaré inquieta por haber sido incapaz, una vez más, de obsequiarte con lo que te mereces y tú dirás que no importa. Y mañana abriremos los ojos en día festivo, y harás pucheros. Yo te preguntaré “¿qué pasa?” y tú dirás “estoy enfadado porque no me regalaste nada”. Nos reiremos y saldremos a desayunar. Yo levantaré la taza de café con leche sin mediar palabra, pero internamente desearé de nuevo que sepamos mantener siempre esto.

dijous, 6 de setembre de 2007

Tu autosuficiencia

Quiero que seas la persona más feliz del mundo, que te diviertas, que disfrutes, que todo sean cosas buenas en tu vida, que no necesites mi hombro para llorar porque no tengas nada por lo que llorar.

Sin embargo, no puedo soportar los momentos en que estás cerca de todo eso y te vuelves tan descaradamente autosuficiente.

diumenge, 2 de setembre de 2007

Sólo importa importar

Puede ser que sólo importe importar y que a los que no nos importa ser importantes, la sociedad nos deporte.

Pero a mí me importa mucha gente que nunca será portada del libro de las personas importantes.


Mauricio Diaz "Hueso" - La Suma de la Suma